www.panyrosas.org Ver online / Para suscribirte por correo hace click acá
Pan y Rosas
3 de octubre de 2014 Twitter Faceboock

NOA - XXIX ENCUENTRO NACIONAL DE MUJERES EN SALTA
En el NOA y en todo el país, impulsemos un gran movimiento de mujeres
Pan y Rosas - NOA
Link: https://panyrosas.org.ar/En-el-NOA-y-en-todo-el-pais-impulsemos-un-gran-movimiento-de-mujeres

Los crímenes impunes de Paulina Lebbos y Pamela Laime en Tucumán, las francesas Cassandre y Houria en Salta, Romina Aramayo en Jujuy, Melina en Buenos Aires y Paola Acosta en Córdoba, son solo algunos nombres que le dan rostro a los cientos de femicidios que constituyen el último eslabón de una cadena de opresiones. En el fin de ciclo kirchnerista vemos un crecimiento alarmante de la violencia contra las mujeres. El Estado y sus fuerzas represivas garantizan la impunidad mientras los medios de comunicación revictimizan a las mujeres reproduciendo prejuicios misóginos contra las propias víctimas. Para frenar esta terrible opresión tenemos que fortalecer nuestra organización y lucha en las calles.

Contra los que quieren que las mujeres seamos sumisas y nos (mal)tratan como objetos, las mujeres estamos saliendo a luchar por nuestros derechos. Miles inundamos las calles ante el fallo absolutorio a los proxenetas de Marita Verón, y un año después las estudiantes de la UNT motorizamos un nuevo movimiento estudiantil contra la violencia de género. En Salta, un poderoso movimiento docente tomó las calles, impulsando la organización asamblearia y con delegados revocables sostuvo un paro histórico. “Docentes Unidos” superó a la burocracia traidora de ADP y SITEPSA, y se plantó contra la represión del gobierno de Urtubey, ganando apoyo popular y quebrando el techo salarial que les querían imponer. Desnudaron así las condiciones deplorables de la educación pública. Siguieron el ejemplo las docentes universitarias de Tucumán con un paro de casi 90 días, enfrentando a las patotas del PJ y los discursos gorilas del gobierno nacional. En Jujuy, las aguerridas mujeres no se quedan atrás, e impulsan comisiones de mujeres, como las del azúcar y Zapla, para pelear junto a sus compañeros. Esta emergencia de las mujeres en la región, está hermanada con la lucha de las trabajadoras y esposas de los obreros de LEAR en la Panamericana defendiendo los puestos de trabajo y nacionalizando la bandera “Familias en la calle, Nunca Mas!”. Confluyendo en la lucha con la Comisión de Mujeres de la gráfica Donnelley, peleando junto a sus compañeros que pusieron a producir la gráfica bajo control obrero ante el cierre por parte de la multinacional yanki.

¿Década ganada? El kirchnerismo real detrás del relato

El gobierno K, en su intento de desviar la energía y los reclamos de las mujeres, prometió “ampliación de derechos”. Pero si Cristina se opuso a legalizar el aborto cuando estaba “enfrentada” a Bergoglio y tenía mayoría automática en el Congreso ¿Qué se puede esperar ahora que se abraza con el Papa? Lo que está sucediendo: un proyecto de reforma del Código Civil a la medida de la Iglesia Católica, a la que siguen sosteniendo con millonarios subsidios, otorgándole el poder de imponerse sobre nuestras vidas y nuestros cuerpos. Una Santa Alianza del Vaticano, la oposición patronal y el propio gobierno, contra los derechos de las mujeres.

En el NOA, el relato está cada vez más deslúcido y el kirchnerismo expresa su verdadera cara. Lideramos los índices de maternidad adolescente, la Educación Sexual Integral es un capítulo ausente en las escuelas, mientras en Salta y Tucumán siguen imponiendo educación católica obligatoria y en Jujuy se aprestan a trabajar para consolidar la formación “moral” de la Iglesia. Provincias que tienen el “mérito” de encabezar los rankings de trabajo precario (y hasta esclavo), pobreza y desigualdad estructural, impunidad para los crímenes del poder, donde policías, fiscales y todo el régimen político está implicado.

¿Qué podemos esperar de Fellner, Alperovich y Urtubey? Ellos son los soldados de Cristina, a la que garantizan los “votos”, mientras multinacionales mineras y empresarios azucareros nacionales, como Blaquier cómplice de la dictadura, se enriquecen obscenamente. Como contracara, Romina Tejerina, Susana, María y Claudia de Calilegua, mujeres pobres que no pudieron decidir sobre sus cuerpos, que no pudieron acceder a un aborto realizado en condiciones saludables, condenadas por el dedo acusador de un Estado clerical para disciplinar a todas las mujeres.

De cara al 29° Encuentro Nacional la tarea es construir un poderoso movimiento de mujeres con raíces en todos los lugares de trabajo y estudio, para liberar esa fuerza social que puede arrasar en las calles, de manera independiente del Estado y los partidos patronales.

Por la separación inmediata de la Iglesia del Estado!
Educación sexual integral en todos los niveles! Basta de educación confesional obligatoria!
Derecho al aborto legal, seguro y gratuito! Libertad inmediata a las presas de Calilegua!
Basta de impunidad! Desmantelamiento de las redes de trata!
Ni despidos, ni suspensiones. Familias en la calle, Nunca Mas! Trabajo genuino! Por los derechos de las trabajadoras!

***

La Salta que NO enamora

Verónica Valdéz, Pan y Rosas Salta

Salta no enamora. Porque detrás de sus edificios perfectos y hermoso paisaje de cerros, está la brutal realidad que la hace merecedora del título "la Ciudad Juarez" de Argentina, como la bautizaron recientemente organizaciones feministas.

Clara Ovando, 47 años, asesinada a golpes por su pareja, encontrada el 12 de septiembre enterrada en la cocina de su casa en Embarcación. Cinco días antes en Orán fue hallada Evelyn Rivero, asesinada por su expareja tras resistirse a una violación. El cuerpo destrozado de Abigail Antelo, 17 años, encontrado el 4 de septiembre en Yacuiba, 11 días después de su desaparición. Son sólo algunos de los nombres que le ponen rostro a las frías estadísticas.

En lo que va de 2014 ya son 13 las mujeres asesinadas en la provincia, que encabeza el ranking de violencia de género. Lo mismo ocurre con la trata para la explotación sexual, donde los prostíbulos conviven con las catedrales, museos y galerías como parte del pack turístico. También n°1 -seguida de cerca por Tucumán y Jujuy- en "informalidad laboral". Las mujeres, dedicadas en su gran mayoría al trabajo doméstico donde el 94% por ciento está en negro y percibe salarios de indigencia.

La violencia en Emergencia

El reciente DNU que declara la Emergencia Pública en materia social por violencia de género por el plazo de dos años, dispone la creación de instituciones “especializadas” en el ámbito judicial pero no cuestiona ni apunta a las verdaderas raíces de la violencia de género, donde los femicidios son la expresión más brutal y el último eslabón, que se recrudece a medida que se agudizan las condiciones de pobreza estructural de la Salta real. Un verdadero cinismo del gobierno de Urtubey, que mantiene un régimen político consevador y clerical, que avanza en una Ley Provincial de violencia que elimina el carácter específico de la violencia de género, desconociendo incluso las conquistas parciales en materia legislativa como la Ley Nacional 26.485, y que ubica al Estado y todas sus instituciones completamente al margen de la responsabilidad.

Salta, la católica

La Iglesia Católica es el pilar fundamental de esta cultura patriarcal que condena al infierno a toda mujer que no siga los mandatos de sumisión y postración al hombre, al hogar y a la maternidad. Financiada con millones de pesos del presupuesto público, tiene en el NOA una intensa injerencia en todos los ámbitos de nuestras vidas, empezando por la educación religiosa obligatoria en las escuelas públicas.

Esta alianza entre la Iglesia y el Estado, profundizada bajo el gobierno kirchnerista, es la principal reproductora de la violencia estructural contra las mujeres. Por eso la violencia no es “individual”, específica del ámbito privado, hunde sus raíces en un sistema social que lucra con la desigualdad.

En nuestros lugares de estudio y trabajo, en los sindicatos, pongamos en pie comisiones de mujeres, independientes de las patronales y sus partidos, que se ocupen de los casos de acoso sexual o laboral y discriminación hacia las trabajadoras, exigiendo licencias pagas para las que atraviesan una situación de violencia. Tenemos que exigir la separación de la Iglesia del Estado y que esos miles de millones se destinen efectivamente a poner en pie hogares transitorios para las víctimas de violencia, garantizados por el Estado y bajo control de las propias víctimas, las organizaciones de mujeres y las trabajadoras, con asistencia profesional y sin presencia policial ni judicial, a la par que exigir trabajo genuino que permita la autonomía económica de las mujeres.

***
99% de los proxenetas impunes

Una década ganada para la impunidad

Alejandra Arréguez, Pan y Rosas Tucumán

Hace pocos días se dictó la primera condena en Tucumán por el delito de trata de personas. 5 años de prisión para la proxeneta Alicia Taviansky y 3 años “condicional” para Verónica Olivera, que en el 2008 secuestraron a una joven de 17 años para explotarla sexualmente en Santa Cruz. De la investigación se desprende la complicidad de un policía de apellido Insaurralde, una “ruta” de tratantes hacia La Rioja y la existencia de una red de prostíbulos en Puerto San Julián que no fueron investigados. Dos eslabones débiles fueron suficientes para alimentar el relato oficialista del “vamos por buen camino”.

La historia se repite en cada caso que se hace noticia. Hace poco mas de un año, en el marco de un operativo de la Policía Federal en Salvador Mazza (Salta) en el que fueron rescatadas 64 mujeres víctimas de estas redes, fue encontrado el intendente K Carlos Villalba en paños menores. ¿Fue investigado por su responsabilidad política en el crimen atroz contra estas mujeres? No, está libre, al igual que las 7 personas procesadas en estos allanamientos.

Con esta condena en Tucumán, como hicieron en su momento con la sanción de la Ley de Trata, el kirchnerismo pretende vendernos un relato tardío de la “década ganada” para las mujeres. Que hoy se reconozca en la ley a los secuestros, torturas y vejaciones que sufren las mujeres que caen presas de estas redes como parte de la trata es una conquista de años de lucha del movimiento de mujeres, que se reformó y reglamentó solo después de una enorme movilización en las calles ante la liberación de los imputados en el juicio por Marita Verón, 4 años despúes de su sanción. Eso demostró que el régimen político, dominado por el PJ y el kirchnerismo, solo avanza milímetros cuando “las papas queman”. ¿Porqué? Porque intendentes, policías, gendarmes, jueces y funcionarios de toda índole son partícipes necesarios del sostenimiento de estas redes. Esta complicidad se hizo evidente cuando los legisladores K atacaron a nuestra compañera Cecilia Soria, diputada provincial de Mendoza, cuando denunció está situación en la legislatura. Constituyen la palanca central de este “negocio” que no significa mas que una cruda tortura sobre las mujeres secuestradas y desaparecidas, pertenecientes en su mayoría a los sectores populares. Y el 99% continúa operando impune.

El combate cultural contra la cosificación de las mujeres y el consumo de prostitución es una batalla obligada en el plano de nuestra vida cotidiana. Pero el fín de este flagelo solo podrá lograrse con el desmantelamiento urgente de todas las redes, empezando por los propios funcionarios del estado nacional, provincial y municipal, que constituyen el centro del engranaje.

***

Las mujeres queremos decidir

Alea Romero, Secretaría de Género y Derechos Humanos del Centro de Estudiantes de Psicología UNT

Luego de la asunción de Nestor Kirchner, miles de mujeres salimos a las calles exigiendo el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos. 2 años después, cientos de organizaciones conformamos la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, extendiendo por todo el país el emblema “Educación Sexual para Decidir, Anticonceptivos para no Abortar, Aborto Legal Seguro y Gratuito para no Morir”. A medida que el kirchnerismo se consolidaba en el gobierno, un sector importante de organizaciones feministas fue apostando cada vez más a las relaciones diplomáticas con los funcionarios, depositando confianza en las “gestiones” en detrimento de la movilización y lucha en las calles.

Sin embargo Cristina nunca estuvo a favor de que las mujeres podamos decidir. Por el contrario, alimentó sus vínculos con el Vaticano y le entregó la redacción del Código Civil, para que siga imponiendo su moralina medieval en nuestras vidas. Se conquistó un Programa de Salud Sexual y Procreación Responsable y una ley de Educación Sexual Integral, además del fallo FAL del 2012 que promovió la reglamentación del Aborto No Punible (las excepciones contempladas en el art. 86 del código penal). Pero el fracaso de esta estrategia de no confrontación con el gobierno, se evidencia en que incluso estas conquistas están lejos de aplicarse en nuestra región, son resistidas furiosamente por funcionarios políticos de los ámbitos legislativos y ejecutivos, en connivencia con la Iglesia Católica. Con los patriarcas del NOA, como Alperovich, Urtubey o Fellner, CFK no está dispuesta a confrontar.

¿Entonces?... Ahora es cuándo para organizarnos!

Mientras Cristina se abraza con el Papa que encubre a genocidas y curas abusadores, nosotras seguimos acumulando razones para exigir en las calles ¡que no haya una sola muerta más por abortos clandestinos! No queremos perder más amigas, hijas, vecinas ni compañeras de trabajo por algo que podría evitarse perfectamente con una adecuada política de salud.

Este año se presentó por 5ta vez el proyecto de ley de la Campaña en la Cámara de Diputados de la Nación. El único bloque que lo apoya de manera unánime es el del Frente de Izquierda y Nicolás del Caño del PTS se encuentra entre los firmantes de la presentación. También nuestro compañero diputado de Buenos Aires Christian Castillo ha solicitado la adhesión de esta cámara al proyecto. Pero para torcer la voluntad de todos los actores conservadores del statu quo que poblan los poderes públicos tenemos que poner en pie un poderoso movimiento de mujeres en las calles.

Mas del 60% de la población está a favor del derecho a decidir. Las mujeres de los sectores populares no pueden ser concebidas como receptoras pasivas de los programas diseñados por expertas. Organicemos su expresión en las calles, porque como dijo la feminista Julieta Lanteri ¡los derechos no se mendigan ¡se conquistan!

***

La precarización tiene cara de mujer

Natalia Morales, delegada ATE Jujuy

En el NOA las mujeres somos las más afectadas por la precarización. Soportamos jornadas extenuantes a cambio de salarios miserables como los $500 que cobran las municipales de Ledesma. Nos hundimos temporadas enteras en la desocupación. Los empresarios y el Estado son los únicos beneficiados, abaratan nuestro trabajo, nos usan y descartan. Nos chantajean y obligan a realizar campañas electorales y a votar por nuestros propios verdugos a cambio de trabajo.

Si después de una década de crecimiento esta situación se mantuvo intacta ¿qué podemos esperar ahora que el gobierno y la oposición patronal muestran que su receta para la crisis es el ajuste, los despidos y suspensiones? Nada. Por eso las mujeres del NOA nos sentimos hermanadas con las trabajadoras y esposas de obreros despedidos de LEAR que enfrentaron la represión comandada por Sergio Berni para frenar los despidos y suspensiones, confraternizando con las mujeres trabajadoras y estudiantes, con las maestras de sus hijos que acercan su solidaridad a la carpa que montaron frente a la multinacional autopartista. Nos hermanamos con la Comisión de Mujeres de Donnelley que pelea junto a sus compañeros varones, que pusieron a producir la fábrica sin patrones, por la estatización de la misma para que ¡Nunca Mas! haya familias en la calle.

En nuestras provincias damos las mismas luchas, con los cuartas en el Ingenio La Esperanza, con la comisión de mujeres de Zapla y estatales en Jujuy, las valientes docentes de Salta y las docentes universitarias de Tucumán. Impulsamos comisiones de mujeres en los sindicatos y en los lugares de trabajo, jugando un rol decisivo en cada lucha. Y vamos a continuar organizadas para terminar con las cadenas que pesan sobre nuestras vidas. En el Encuentro de Mujeres en Salta vamos a hacer escuchar nuestras voces y junto a todas las mujeres que participan, votar un plan de lucha por los derechos de las trabajadoras y todas nuestras demandas.

****

Fuera la Iglesia y las fuerzas represivas de los Encuentros de Mujeres!

Los Encuentros Nacionales, reuniendo a miles de mujeres, tienen el desafío de trascender esta instancia que se da solo una vez al año, para potenciar un poderoso movimiento de lucha en las calles. Para esto se hace imprescindible fortalecerlo desde abajo y enfrentar la política de quienes, copando burocráticamente su organización, fortalecen su alianza con instituciones enemigas de nuestros derechos.

El PCR que dirige la Comisión Organizadora está dando saltos cualitativos en su pacto con el régimen político. El año pasado aplastaron la voluntad de más de 5 mil mujeres que nos pronunciamos para que la sede de 2014 sea Buenos Aires y hacernos oír en el centro político nacional. Ahora, mientras el Ministerio de Turismo lo declara de “interés cultural” y se satura la capacidad hotelera, seguimos sin saber con qué escuelas contamos para alojarnos. Resistieron con uñas y dientes la participación de las chicas trans, pero año tras año defienden la participación del fundamentalismo católico y pretenden convencernos de “consensuar” con la Iglesia que participó de la dictadura y encubre curas abusadores. Por si no bastara, este año habilitarán un taller para policías, gendarmes y milicas, un nuevo salto reaccionario ¿qué lucha podemos profundizar con quienes son cómplices del narcotráfico, las redes de trata, del gatillo fácil y que encima se aprestan a reprimir cada lucha que desafía a las clases dominantes? ¡No podemos permitir que las fuerzas que nos vigilan y castigan participen del Encuentro! El PCR se prepara para una nueva alianza “sojera” y pretende atar al movimiento de mujeres a su política gorila, se hace imprescindible defender los encuentros organizando miles de mujeres desde abajo!

Por eso, llamamos al PO a abandonar su orientación impotente de organizarse en mesas chicas para sacar pronunciamientos, mientras le dan la espalda a la confluencia con otras organizaciones de mujeres y feministas como hicieron en Tucumán frente al II Encuentro Provincial de Mujeres y LGTBI, que impulsamos desde la Secretaria de Género y Derechos Humanos del Centro de Estudiantes de Psicología y la Secretaría de Derechos Humanos del Centro de Estudiantes de Artes, junto al Colectivo LGTBI y otras organizaciones de mujeres y estudiantiles, que discutió en comisiones y resolvió un pliego de reivindicaciones y vías para salir a las calles a organizar cientos de mujeres y LGTBI.

***

Organizate y participá con Pan y Rosas

Desde nuestra fundación en 2003 por un grupo de compañeras del Partido de los Trabajadores Socialista (PTS) y compañeras independientes, hemos estado en la primera línea de cada pelea por nuestros derechos, impulsando la organización independiente en los colegios y universidades, como la Secretaría de la Mujer de Humanidades de la UNJU y la Secretaría de Género de Psicología de la UNT, en las fábricas y lugares de trabajo impulsando Comisiones de Mujeres trabajadoras, esposas y familiares de trabajadores, fundamentales en cada lucha. Sin depositar confianza en el gobierno, ni en ninguna variante patronal, damos la pelea en todos los ámbitos y también nos presentamos a elecciones con el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), conquistando las bancas de nuestras compañeras Noelia Barbeito y Cecilia Soria de Mendoza, Laura Vilches en Córdoba, Myriam Bregman en Buenos Aires, a través de las que nuestras y nuestros compañeros parlamentarios expresan las reivindicaciones de las mujeres apoyando el proyecto por el derecho al aborto, denunciando la complicidad del Estado en la trata de personas, entre otras peleas.

Once años después de su fundación, Pan y Rosas es hoy una agrupación de más de mil compañeras en todo el país, y compañeras que impulsan Pan y Rosas en Brasil, Chile, Bolivia, México y en el Estado Español.

El 11, 12 y 13 de octubre estaremos en Salta con trabajadoras y miembros de la Comisión de Mujeres de LEAR y Donnelley, trabajadoras de la alimentación, estatales y telefónicas, mujeres inmigrantes, estudiantes secundarias, terciarias y universitarias, legisladoras del FIT, que en todo el país impulsan Pan y Rosas. Estarán presentes también las mujeres de Pan y Rosas Bolivia que vienen luchando contra la violencia machista y la misoginia del gobierno de Evo. Allí estaremos para que, junto a todas las mujeres del Encuentro, pongamos en pié un gran movimiento por nuestros derechos. Organizate y participá con nosotras!

 
Izquierda Diario
Seguinos en las redes
/panyrosas.argentina/
@PanyRosas_Arg
Suscribite por Whatsapp
(011) 2340 9864
Contacto
www.panyrosas.org.ar